TODOS LOS SANTOS

lunes, 23 de enero de 2012

SAN ILDEFONSO S. VII


«Concédeme, Señora, estar siempre unido a Dios y a ti; servirte a ti y a tu Hijo; ser el esclavo de tu Señor y el tuyo. Suyo, porque es mi Creador; tuyo, porque eres la Madre de mi Creador". Así ora San Ildefonso de Toledo en su opúsculo sobre la Perpetua Virginidad de María y en esas palabras puede quedar resumido no sólo una petición, sino la realidad misma de su vida, como hace notar la Iglesia en la oración de la Misa del día de hoy. Prescindiendo de los coloristas pormenores con que la leyenda áurea adorna la infancia de Ildefonso, lo cierto es que, ante la oposición paterna a que siguiera su vocación a la vida religiosa, el futuro monje huyó de la familia para refugiarse bajo el hábito monacal en la abadía agaliense. Allí pasaría muchos años de su vida, hasta que a la muerte de San Eugenio, arzobispo de Toledo (657), la voz del pueblo fue el cauce de la voluntad divina designándole para dicha Sede. Contaba por entonces Ildefonso cincuenta y cinco años. Si ya antes había procurado que los Padres congregados en el décimo Concilio de Toledo honrasen a la Madre de Dios con una fiesta especial que reemplazase a la de la Encarnación que con frecuencia perdía su brillantez al coincidir con la Cuaresma o la Pascua - podemos imaginar cuál no sería su gozo cuando, ya arzobispo, presidía por primera vez el 18 de diciembre los solemnes oficios de la festividad de Santa María, Madre de Dios, en presencia del monarca Recesvinto. Tanto en ésta como en otras ocasiones, no son parcos los historiadores de la época en señalar hechos prodigiosos de la Madre de Dios para con este «fiel siervo de la Sierva del Señor». Tras nueve años de ocupar la Sede arzobispal de Toledo, descansó en el Señor el 23 de enero del año 667.
Será llamado el Doctor de la Virginidad de María, por su principal obra teológica.
Su devoción a la Virgen se hizo ejemplo universal

No hay comentarios:

TÚ TAMBIEN PUEDES SER SANTO

TÚ TAMBIEN PUEDES SER SANTO

Etiquetas

TÚ TAMBIEN PUEDES SER SANTO.

TÚ TAMBIEN PUEDES SER SANTO.

VIRGEN CON CUATRO SANTOS

VIRGEN CON CUATRO SANTOS
Como el océano recibe todas las aguas, así María recibe todas las gracias. Como todos los ríos se precipitan en el mar, así las gracias que tuvieron los ángeles, los patriarcas, los profetas, los apóstoles, los mártires, los confesores y las vírgenes se reunieron en María

Archivo del blog