TODOS LOS SANTOS

martes, 17 de noviembre de 2009

SANTA ISABEL DE HUNGRÍA (17 de Noviembre)

Este 17 de noviembre, recordamos a Santa Isabel de Hungría, quien descansó en el Señor en 1231, hace casi ocho siglos. Su padre fue Andrés, justo y piadoso rey de Hungría. Esta bella princesa vivió en la tierra solamente 24 años y la Iglesia ha visto en ella un modelo admirable de donación completa de sus bienes y de su vida entera a favor de los pobres y de los enfermos.

Desde los 4 años de edad sus padres la prometieron en matrimonio y a los 14 años ya la habían casado con el príncipe Luis de Turingia. Tuvieron tres hijos y se amaron intensamente. Isabel comprendió profundamente el sentido del sacramento del matrimonio que está en poner a Dios primero de manera que el amor conyugal se alimente de Cristo y manifieste a Cristo. "Si yo amo tanto a una criatura mortal --le confiaba la joven princesa a su mejor amiga--, ¿cómo no debería amar al Señor inmortal, dueño de mi alma?"


Un día fue al templo vestida con los más exquisitos lujos, como era normal en una princesa, pero al ver la imagen de Cristo Crucificado pensó: "¿Jesús en la Cruz despojado de todo y coronado de espinas, y yo con corona de oro y vestidos lujosos?". Y nunca más volvió a ir con lujos al templo de Dios.

No tenía ningún apego a las riquezas de este mundo y, por el contrario, se sintió siempre atraída hacia una vida espiritual y a intentar aliviar aquí en la tierra los sufrimientos de cuantos la rodeaban, llegando a ser llamada por la gente "la mamacita buena" y "Patrona de los pobres", lo que le creó muchos enemigos en su castillo, donde abundaban las intrigas, la envidia y la codicia.
Cuando ella sólo tenía veinte años, el esposo murió en el viaje de una Cruzada a defender la Tierra Santa. Renunció a propuestas que príncipes y poderosos le hacían para un nuevo matrimonio, incluso renunció a ser emperatriz al rechazar al emperador de Alemania. Su cuñado, el sucesor de su marido, la expulsó del castillo y tuvo que huir con sus tres hijitos, despojándola de su herencia y de toda ayuda material. Ella, que cada día daba de comer a 900 pobres en el castillo, ahora no tenía quién le diera para un desayuno.
Pero como Dios no abandona jamás a ninguno de sus hijos, sucedió más tarde que el rey de Hungría obtuvo que le devolvieran los bienes que le pertenecían como viuda y con ellos Isabel construyó un gran hospital para pobres y ayudó a miles de familias necesitadas. Un Viernes Santo se arrodilló ante un altar y delante de varios religiosos hizo voto de renunciar a todos sus bienes y de vivir totalmente pobre y de dedicarse por completo a ayudar a los más pobres, como San Francisco de Asís.
Cambió sus vestidos de princesa por un simple hábito de hermana franciscana, de tela burda y ordinaria, y dedicó el resto de su vida a atender a los pobrísimos enfermos del hospital que había fundado. Se propuso recorrer calles y campos pidiendo limosna para sus pobres. Vivía en una humilde choza, junto al hospital. Trabajaba sin descanso: cargaba lana, tejía y pescaba, con tal de obtener con qué compararles medicinas a sus enfermitos.

Un noble húngaro viajó a Turingia para conocer a Isabel, la hija de su rey, de cuyas penas había oído hablar. Al llegar al hospital fundado por la santa, encontró a Isabel sentada, hilando, vestida con su túnica burda. El hombre casi se fue de espaldas, se santiguó asombrado y exclamó: "¿Quién había visto hilar a la hija de un rey?" El noble intentó llevar a Isabel a Hungría en donde sería tratada con honor y reverencia, pero la santa se negó porque sus hijos, sus pobres y la tumba de su esposo estaban ahí, en Turingia.

Uno de los sacerdotes de ese tiempo escribió: "Afirmo delante de Dios que raramente he visto una mujer de una actividad tan intensa, unida a una vida de oración y de contemplación tan elevada". Religiosos franciscanos que la dirigían en su vida de total pobreza, afirmaron que varias veces, cuando ella regresaba de sus horas de oración, la vieron rodeada de resplandores y que sus ojos brillaban como luces muy resplandecientes.

El mismo día de la muerte de la santa, a un religioso se le destrozó un brazo en un accidente y estaba en cama sufriendo terribles dolores. De pronto vio aparecer a Isabel en su habitación, vestida con trajes hermosísimos. Él dijo: "Señora, usted que siempre ha vestido trajes tan pobres, ¿por qué ahora tan hermosamente vestida?". Y ella sonriente le dijo: "Es que voy para la gloria. Acabo de morir para la tierra. Estire su brazo que ya ha quedado curado". El paciente estiró el brazo que tenía totalmente destrozado y la curación fue completa e instantánea. Fueron tantos y tan grandes los milagros que Dios concedió por medio de Isabel, que movieron al Sumo Pontífice a declararla santa, cuando apenas habían pasado cuatro años de su muerte.
ORACIÓN

"Oh Dios misericordioso, alumbra los corazones de tus fieles; y por las súplicas gloriosas de Santa Isabel, haz que despreciemos las prosperidades mundanales, y gocemos siempre de la celestial consolación. Por nuestro Señor Jesucristo. Amén."

No hay comentarios:

TÚ TAMBIEN PUEDES SER SANTO

TÚ TAMBIEN PUEDES SER SANTO

Etiquetas

TÚ TAMBIEN PUEDES SER SANTO.

TÚ TAMBIEN PUEDES SER SANTO.

VIRGEN CON CUATRO SANTOS

VIRGEN CON CUATRO SANTOS
Como el océano recibe todas las aguas, así María recibe todas las gracias. Como todos los ríos se precipitan en el mar, así las gracias que tuvieron los ángeles, los patriarcas, los profetas, los apóstoles, los mártires, los confesores y las vírgenes se reunieron en María

Archivo del blog